Paula y Rafael

Se conocieron por Tinder, sí, por Tinder, esa app que desde hace seis años, aunque muchos no lo crean, ha unido a cientos de parejas felices. Ellos son una de esas y su historia es una muestra que el amor llega donde estemos por que siempre ha estado destinado a encontrarnos.

Paula se graduó de la Universidad y se fue a estudiar un master a Madrid, su propósito inicial era ese, estudiar, conocer gente nueva, vivir una experiencia diferente y regresar, pero sus planes cambiaron justo cuando su visa de estudiante estaba por vencerse.
A ella le pasó como nos pasa a todas las que vivimos por fuera, todo el mundo nos dice que lo mejor de irse es tener la oportunidad de vivir nuevas experiencias y conocer nuevas personas pero la realidad es que no sabemos cómo hacerlo, por que las posibilidades se reducen totalmente en un país nuevo al que acabamos de llegar y no conocemos casi a nadie.
Una de sus amigas la convenció de abrir Tinder para ver si conocía a alguien nuevo, su amiga había conocido a su esposo por ahí y quien quitaba que ella tuviera la misma suerte o encontrara un nuevo amigo para compartir el tiempo antes de regresar a Colombia. Y así fue como entró a ser parte de esto, más dejándose llevar por la insistencia de su amiga que por creer que enserio podría encontrarse con un hombre que valiese la pena. Y bueno, como lo mejor pasa cuando no lo planeamos, lo mejor llegó. Los corazones de Paula y Rafael se juntaron por primera vez y así fue como su historia empezó a escribirse.
Cuando llegó el día, Paula estaba llena de miedo, nunca había tenido una cita por internet y siempre existe ese temor a que el hombre detrás de esos chats no nos guste, resulte ser un loco que nos saque corriendo o su físico no se parezca nada al hombre de las fotos.
–Me acuerdo de todo ese día, como estaba vestido y que hablamos de todos los temas posibles. Nuestra cita empezó a las 6:30 pm y terminó a la 1:30 am, sé que todo el mundo debe decir que cuando vio al hombre de su vida sintió que ese era, pero de verdad que así lo sentí yo. Llegué a mi casa y sólo pensé que ojalá toda la relación fluyera así de lindo como ese día.

[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Image_Widget»][/siteorigin_widget]
[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Image_Widget»][/siteorigin_widget]

La vida le regaló a Paula más de lo que imaginó, Rafael es un hombre amoroso, entregado y comprensivo y a él le regaló a una mujer hermosa, llena de alegría y espontaneidad, eran el duo perfecto que estaba destinado a encontrarse. Su noviazgo duró tres años pero desde el noveno mes ya vivían juntos. Vinieron a Colombia en diciembre y legalizaron su situación que luego validaron en España.
Una invitación a cine y unos boletos mal comprados fueron la excusa que Rafa, como ella le dice, escogió para llevar a Paula a ver el atardecer al Templo de Debod en Madrid, un lugar bellísimo en donde se ven los mejores atardeceres de la ciudad. Ese lugar lleno de magia estaba solo para ellos o bueno así lo sentían, el silencio iba perfecto con el momento que estaba por llegar, me cuenta Paula que mientras veía el atardecer lo único que le decía a Dios era ¡Gracias! Gracias por todo lo que le estaba regalando, un hombre maravilloso a su lado, una familia que sentía cerca así estuvieran lejos, una nueva vida en Madrid y un momento muy especial, cuando le iba a compartir lo que estaba pensando, se encontró con sus ojos que la miraban fijamente y lo vio a él con una caja en la mano. –Guapita sabes que te amo y que lo único que quiero es casarme contigo (…)

[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Image_Widget»][/siteorigin_widget]

Paula no pudo contenerse y las lágrimas de alegría empezaron a brotar de sus ojos, fue perfecto, mágico, íntimo y romántico. –Fue muy nosotros, somos así, no planeamos mucho las cosas sino que todo fluye naturalmente, recibimos todo como viene y eso hace todo más especial- dice Paula.
Lo que sigue de esta historia es lo que nos termina de conectar a ellos y a mi. A Paula la conozco desde el colegio y cuando recibí su correo contándome de su matrimonio celebré su felicidad. Ella es de esas personas que uno nunca se olvida, su alegría, su espontaneidad, su sinceridad y esa manera tan linda que tiene de hacer sonreír a las personas que tiene cerca se me vinieron a la mente apenas recibí noticias suyas. Celebraba el simple hecho de su matrimonio sin conocer, en ese momento, toda esta historia que les estoy contando.
Escoger el vestido fue el primer paso para empezar la organización de su matrimonio, su mamá y su hermana viajaron a Madrid para acompañarla en este momento que ella se soñaba desde niña. Yolancris fue el lugar en donde encontró su vestido que tenia ese estilo bohemio y delicado que con ella hizo el match perfecto. Y es que lo mejor de el vestido de novia es que a nadie le guste mas que a uno, uno es el primero que se tiene que sentir espectacular y ya las demás miradas vendrán por añadidura.

[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Image_Widget»][/siteorigin_widget]
[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Image_Widget»][/siteorigin_widget]

Los zapatos de Paula y el tocado de su cabeza a mi personalmente me encantaron, no había visto unos zapatos de Irreverente y no podía escribir de este matrimonio sin recordarlos, el tocado es de Carmen Maria Mayz, tampoco los conocía y me encantó.

[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Image_Widget»][/siteorigin_widget]
[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Image_Widget»][/siteorigin_widget]

Ya con vestido listo había que encontrar todo lo demás y a la distancia lo mejor era ponerse en manos de una wedding planner, en este caso fue Alejandra Cortizos, con quien hemos trabajado ya varias veces, ella es organizada, ágil y piensa en absolutamente todo, eso le dio mucha tranquilidad a Paula y Rafa.
Su matrimonio fue un 18 de agosto de 2018, ese dia le dio por casarse además a todo el mundo, nosotros tuvimos dos matrimonios en Bucaramanga, uno en Bogotá y otro en Panamá. Se casaron en Casa Antonio, un lugar que en mi opinión tiene todo para celebrar un matrimonio diferente en Bucaramanga, la decoración fue llena de colores y detalles.

[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Image_Widget»][/siteorigin_widget]
[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Image_Widget»][/siteorigin_widget]
[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Image_Widget»][/siteorigin_widget]
[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Image_Widget»][/siteorigin_widget]

El matrimonio de Paula por todos lados me recordó el colegio y me sentí muy afortunada de cómo mis años con LA FÁBRICA me han vuelto a encontrar con personas que conocí años atrás y que hoy hacen parte de este mundo tan especial poniéndole el alma igual que nosotros.
A Paula la maquilló y le hizo su peinado Katina, Paula y yo casualmente estudiamos con su hermana en el colegio y desde entonces la conozco. Hace poco regresó a Bucaramanga y me la encontré ese día en dos de los matrimonios que tuvimos en LA FÁBRICA. Su trabajo también me gusta mucho, pero sobre cualquier cosa es una persona con una energía muy bonita. Y la bata que Paula tenia puesta es de Lola Wardolf, una marca que me encanta y que conozco súper bien, pues muchas de las novias que nos han escogido para tomar sus fotos y videos la llevan puesta. En el instagram de @lafabrica_co varias veces los hemos referenciado, bueno, esta marca es creada por Olga Mesa que también estudió en el mismo colegio, el mundo está lleno de casualidades. Las batas juegan un rol importante en las fotos pues las novias nunca están ya vestidas cuando llegamos y es muy buena idea sentirse cómodas y verse divinas antes de ponerse el vestido.

[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Image_Widget»][/siteorigin_widget]
[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Image_Widget»][/siteorigin_widget]

Este fue un matrimonio mediano, ni muy grande ni muy chico, era un matrimonio de amigos y familia, estaban realmente las personas cercanas y el sello de los dos estaba por todos lados. Estuvieron felices, se disfrutaron todo y hasta la lluvia encajó perfecto, dejó de llover justo cuando se acabó la ceremonia y la canción que se escogió para el video que les hicimos cuadra perfecto con ese momento de lluvia. Esa canción fue la que bailaron, a propósito, nunca había estado en ningún matrimonio que la escogieran y me encantó. Se llama Invencible de Choc Quib Town.

[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Image_Widget»][/siteorigin_widget]
[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Image_Widget»][/siteorigin_widget]
[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Image_Widget»][/siteorigin_widget]

Las fotos y el video de este matrimonio de LA FÁBRICA Colombia hablan solas, describen lo que ellos son, una pareja enamorada y muy feliz. Esta recapitulación de su historia espero que responda esa parte que se ve en las fotos y en el video pero que no todos tenemos la fortuna de conocer de primera mano.
Paula y Rafa son una razón más para seguir creyendo en esto, en fabricar los recuerdos de las personas, en meterle el alma a cada matrimonio, en entender que no hay un protocolo para hacer un video o unas fotos de matrimonio, lo fuerte, lo que finalmente nos da ese resultado que nos hace únicos es que creemos en el amor, lo celebramos junto a los novios y nos contagiamos de lo lindo, lo bonito, lo grande que se siente cuando se dice SI para siempre y se abre la puerta a una vida nueva que acaba de empezar.

Autora del Blog

Somos un grupo de artistas convencidos que los recuerdos son un tesoro, estamos juntos para fabricarlos haciendo que esos momentos emocionantes queden congelados para siempre en una inolvidable foto y en un video espectacular.

Somos profesionales en lo que hacemos, nos contagiamos con lo bonito, las risas, los abrazos, las lagrimas y los brindis entre amigos. Sabemos que los seres humanos sólo guardan en su cerebro lo verdaderamente importante, lo que es capaz de sacudirlos. Eso es lo que hacemos todos los días, fotos y videos que muevan, que trasciendan para el que se casa, el que cumple años, el que nació y el que se graduó y para todos los que los vean, por que el corazón de LA FABRICA es ese, capturar emociones e inmortalizar momentos de verdad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *